miércoles, 22 de agosto de 2012

Los Hermanos Ábalos - Como salidos de la Salamanca

Muchas gracias Jorge
Hermanos Abalos (Machingo - Adolfo - Roberto - Vitillo - Machaco)
COMO SALIDOS DE LA SALAMANCA

Unicas vidas en aquella escena, marchábamos en silencio, rumbo a la próxima estación. De pronto, el suelo respondió con eco sordo a las pisadas de nuestras cabalgaduras. Fue como si los brutos hubieren comenzado a andar sobre la bóveda de una cripta.
-¿Qué es esto? -pregunté, mirando al guía con turbación.
-No sé; parece hueco, niño.
-¿Y si nos hundiéramos, Paulino?
-Malhaya, no fuese una Salamanca! -dijo. Y cual si hubiésemos estado de acuerdo, arrancamos a media rienda, procurando salir a otro camino más firme.
¿Y cómo no huir, si para el alma ingenua del niño, la crédula mente del paisano adulto evocaba con ese nombre un mundo   fantástico y subterráneo que siendo indefinido en su propia irrealidad, tornábase por ello más terrible?
Y recordé la noche de otras vacaciones, cuando en el galpón de la estancia paterna, el capataz nos describiese, con el relieve de su lengua rústica, la leyenda del antro satánico. . .
Tras de la casa, levantábase un bosque centenario, al cual prestaba la soledad nocturna, magnitud semejante a la que, para nuestras imaginaciones infantiles, asumía la noción de sus lejanos pretéritos. En las noches del invierno, la finca deshabitado y sin el bullicio de nuestra visita veraniega, sentíase llegar de esa espesura, las vibraciones de una música insólita. No fuera más dulce el canto de los arcángeles -nos referían- ni más claro el laúd de los serafines.
Aquellos sones partían, no obstante, de cavernas ocultas en la tenebrosa maraña, silo que nadie confesara haber visitado, porque Zupay -Satán-, bien lo sabía el hombre del relato, ciérnese victorioso en la cueva desconocida.
Y ese canto, según atávicos mitos, provenía de una orquesta diabólica.
No; no era el viento convirtiendo la fronda en órgano maravilloso; eran los tonos de los instrumentos regionales, flotando sobre el típico guirigay de las bacanales nativas. Era la percusión cadenciosa de sus tamboriles pintados, el gemir de sus tetracordes violines, el acento de sus arpas tañidas por manos sobrenaturales. Esa onda sonora que manaba más allá de la vida, más allá de la noche, mós allá de la selva, traía, tal vez, el soplo de las syringas antiguas, el canto de las cornamusas pastoriles, el suspiro de las líricas violas, el clamor de los cobres guerreros, y vihuelas y albogues, y
crótalos, y rabeles, montando todo en esa música jamás oída, que parecía comunicar a las tinieblas, a los astros, a los corazones y los árboles, su temblor sollozante.
Este eco sobrehumano surgía de la oscura Salamanca, que no es, por cierto, la Zupaipa huasin, la casa del Demonio, demasiado lejana de la selva; ni algo a la suerte del Sabbat medioeval, donde hechiceros, íncubos y súcubos, entregábanse en ronda obscena, a los más bestiales desenfrenos del pecado.
Es, por el contrario, una especie de asamblea docente realizada en cavernas terríficas, donde los hombres van a beber en la fuente impura de las sabidurías infernales Allí, las almas que han pactado con Zupay, hallan la clave de la vida, la ciencia de la carne, los secretos del mal. Allí aprenden las medicinas que sanan el cuerpo, los eróticos filtros que hacen llorar al corazón; allí descifran el Zodiaco de los destinos, la clave de los beneficios; enséñase allí la danza, cuyo gesto fuera ritmo sagrado para la Grecia dionisíaca; y la música, en fin, cuyos acordes llegaban a los dolores de la tierra sobre el vasto pavor de las selvas nocturnas.
(El país de la selva - Ricardo Rojas)

Hermanos Abalos
COMO SALIDOS DE LA SALAMANCA
Microfon SE-513

01. CQMO DE LA SALAMANCA - ritmos nativos - (Hnos. Abalos)
02. MI PACHAMAMA - zamba - (Hnos. Abalos)
03. LA OLVIDADA - chacarera - (Hnos. Díaz, A. Yupanqui)
04. EL CIUDADANO - gato - (Hnos. Díaz)
05. ZAMBITA PARA ENAMORAR - zamba - (Hnos. Abalos, S. Tahan)
06. LA TONTA-TONTA - chacarera - (Hnos. Abalos)
07. ZAMBA DE LOS YUYOS - zamba - (Hnos. Abalos)
08. LA CARBONERA - chacarera - (Hnos. Díaz, Adolfo Abalos)
09. YA ME VOY, YA ME VOY YENDO - vidala - (Hnos. Abalos)
10. EL UTULITA - gato - (Hnos. Abalos)
11. AÑORANDO EL PAGO - triunfo - (Hnos. Abalos)
12. LA BAGUALA - chacarera - (Julio A. Jerez)
13. SALUDO CARACTERISTICO

"El ciudadano" y "La olvidada" son interpretadas en guitarra por Adolfo y Machaco con las mismas notas que lo hacían sus autores: Soco y Cachilo Diaz.
 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares en la semana